¿Me lees un libro, por favor? Esta debería ser una pregunta que nos llenase de satisfacción si tuviéramos conciencia de los beneficios que la lectura en voz alta reporta a los adultos mayores, si tuviésemos clara conciencia de ello, recibiríamos con alegría esta petición: ¿Me lees un libro, por favor?

Leer en voz alta trae consigo varios beneficios, a saber: a) Mayor comprensión, porque ésta va acompañada del tono de voz, de la gestualidad, de los matices, silencios y pausas que el lector le imprime. b) Atención, porque durante la lectura pueden surgir improvisaciones, adaptar el lenguaje e incluso hacer un resumen previo del tema de lectura. c) Ejercitación de la memoria oral, porque el lector puede sugerir que se hagan breves comentarios de lo leído, lo cual implica también un reforzamiento de la comprensión.

Es indiscutible que la lectura es beneficiosa para la actividad intelectual, como forma de divertimiento y placer estético y aunque no deja de ser cierto que en la sociedad actual estamos bajo el imperio de la imagen, es destacable el lugar que ocupa y el poder que tiene la palabra, ya sea oral o escrita, en la emoción y la mente de las personas. La lectura en voz alta para los adultos mayores, puede representar no sólo el significado que el autor plasmó en un texto, sino que indudablemente, contribuye a retrotraerlo a un mundo de recuerdos y emociones inalterados en su memoria y contribuir a darle otro significado, personal, íntimo. Por eso, nada más importante que recibir la petición de ¿Me lees un libro, por favor?

Suele decirse que una imagen vale más que mil palabras, pero no deja de ser verdad que cuando observamos una imagen, estamos “leyéndola”, interpretándola, racional o emotivamente, con auxilio del pensamiento, es decir, con la palabra. Se podría decir, entonces, que no hay imágenes sin palabras ni palabras sin imágenes.

LEER ES SABER CONSTRUIR SIGNIFICADOS, de allí la importancia de la elección de los textos, conforme a los gustos, referencias culturales, vivencias y experiencias vitales de la persona que escucha.

LA LECTURA ES CREATIVA, pues como ejercicio intelectual permite la posibilidad de crear imágenes propias y también crear significados particulares a través de ideas y conceptos propios.

¿Me lees un libro, por favor? debería ser una demanda cotidiana de un adulto mayor, porque la lectura crea un puente entre lo personal y lo social, por lo que se constituye en uno de los recursos más destacables para brindarle la posibilidad de vincularse, no sólo con su mundo interno, sino con el mundo que lo rodea, que no siempre puede resultarle grato.

¿Me lees un libro, por favor?

 

Deja tu comentario