El cerebro en los adultos mayores -según las últimas investigaciones hechas por la neurociencia- se puede regenerar mediante su uso y potenciación. Contrariamente a lo que se sostuvo durante muchos años, los seres humanos pueden crear nuevas neuronas durante toda su vida. Es lo que se conoce como “neuroplasticidad”; es decir, la capacidad que tiene el cerebro para cambiar, en función de las neuronas que más se estimulan, lo cual constituye una manera biológica de prolongar la vida útil del cerebro. Estimular la actividad cerebral adquiere mayor importancia en la medida que la edad aumenta, por lo que realizar ejercicios cognitivos ayuda a que los mayores sean personas saludables cerebralmente.

La adquisición de nuevos conocimientos no solamente mantiene activo el cerebro de los adultos mayores, sino también los mantiene psicológica y afectivamente conectados con su propio entorno y con el mundo que los rodea, condiciones indispensables para que se mantengan sanos. Es por ello que el cerebro de los adultos mayores debe recibir una estimulación cognitiva bien planificada, la cual  debe estar incluida en las rutinas diarias del adulto mayor. La lectura, el aprendizaje de un nuevo idioma, escuchar música, aprender a pintar, escribir poemas o cuentos cortos, son actividades que estimulan el cerebro  en los adultos mayores.  Además, éstas pueden resultar muy placenteras para quienes sienten que el mundo se les hace más estrecho en la medida en que avanzan en años y se convierten en adultos mayores, algunas veces con limitaciones físicas, además de las intelectuales. Una ejercitación guiada por un profesional idóneo, necesariamente constituye un factor importante para que el cerebro en los adultos mayores se active y esto re percuta en su salud mental y espiritual.

Deja tu comentario